lunes, 10 de octubre de 2016

UNA BISAGRA



Los organizadores y algunos concurrentes al evento
 Una de las acepciones de la palabra bisagra se refiere a la articulación de dos superficies y a la movilidad de una o ambas. Eso es lo que hemos presenciado durante el "Congreso de actualización Política del Nacionalismo" hemos presenciado el inicio de una estructura, un armado articulado y orientado al rescate de Argentina de las garras del Poder Mundial.
De sobra se ilustró sobre la naturaleza de ese poder y su manifestación dentro de la Patria, la manera de entenderlo y de combatirlo eficazmente. 
Sin ninguna reserva se tocaron en la reunión los temas que más erizan la epidermis de muchos nacionalistas, sin tapujos ni silencios de ningún tipo, la formación de un partido político por ejemplo, o del "entrismo" y la descripción especifica del enemigo, para que muchos aun no esclarecidos al respecto salgan del universo de la Guerra Fría en que pretende tenerlos el enemigo, y vean cual es la realidad del mundo y la política actual. 
Se habló de economía y política desde lo concreto. Se dejó bien en claro que el Nacionalismo debe ser un movimiento de cuadros para lo cual debemos instruirnos tanto para la etapa agonal como arquitectónica
Se trató de una circunstancia excepcional que desde hacía años no ocurría, y feliz fue la idea de la Confederación de Agrupaciones Nacionalistas (CAN) de planificarla y ejecutarla, tarea grata pero agotadora de la que participamos todos los integrantes con un gran entusiasmo y que realizamos con muy pocos recursos, casi nada. Lo más saliente tal vez fue la presencia entusiasta de jóvenes de distintas provincias y varios de ellos que no son militantes del mencionado colectivo (aún). Abren una gran esperanza, para la Patria y para aquellos que hace años estamos luchando.
Fue extraordinario compartir dos días de charla y debate apasionado con camaradas, conocerlos y saber que piensan. Una maravilla los organizadores del Centro de Estudios Nacionalistas Hermanos Irazusta, con un espíritu y una dedicación extraordinarias ofrecieron su hospitalidad a aquellos que por cuestiones obvias no podían alojarse en hoteles. De esta forma deben operar verdaderos Nacionalistas.
Lo que humanamente mas alegra es compartir un proyecto común por el bien de Argentina, desde la voluntad y desde el amor a Dios y a todos los compatriotas, con camaradas extraordinarios y entregados a ese proyecto.
En esta semana se podrá acceder al documento final con las conclusiones del Congreso por este medio y las páginas de las agrupaciones integrantes de la CAN y posteriormente en el diario Patria Argentina.
Por lo que a nosotros respecta damos las gracias a todos los integrantes del colectivo como a los concurrentes por el esfuerzo realizado en aras del objetivo común: Rescatar la Patria.

Guillermo Rojas

3 comentarios:

Hernán Martín Capizzano dijo...

La reunión ha sido extraordinaria. Nos ha enriquecido en todo sentido. Y celebramos que desde tantos puntos del país se haya demostrado una auténtica hermandad en la lucha por la Argentina.

Anónimo dijo...

Un orgullo enorme ser parte de este proyecto de la Confederación de Agrupaciones Nacionalistas. Gracias por sus palabras estimado camarada Guillermo Rojas.

VICTOR FALONI
CENI - CAN)

Marcelo Augusto Flores dijo...


Reconfortante vivir lo vivido durante esas jornadas, en todos los aspectos ya mencionados en los comentarios anteriores. la presencia juvenil, que implica que no todo está perdido en nuestra patria, con su alegría y entusiasmo militante, junto a la de veteranos luchadores del nacionalismo, con enormes ganas de buscar acuerdos más allá de matices, discutiendo con altura, en orden y respeto, con presencia femenina engalanando el evento, en franco contraste con lo que se vivió en la vecina Rosario, y sobre todo por ese dejo de tristeza al volver a nuestros hogares, dejando atrás a los anfitriones Santafesinos, excelentes personas y camaradas, que no escatimaron esfuerzos ni medios en la organización y ni en toda la logística desplegada. En fin, mucho por contar a nuestras familias, y además de todo ello, la satisfacción del deber cumplido, que se irá reflejando en los pasos siguientes, para poder encarnar esa luz de esperanza a nuestro sufrido, confundido y atribulado pueblo, que de ahora en adelante, tendrá sin duda alguna, la mejor herramienta para llevar a nuestra querida Patria al lugar que le corresponde en el concierto de la naciones. Ya podrán gritar bien fuerte y con el pecho hinchado de sano orgullo: "Argentino hasta la muerte". Un fuerte abrazo a todos, lo que vinieron y los que no vinieron porque no pudieron y quisieron hacerlo, y porque no también a los que pudieron ir y no lo hicieron.

Marcelo Augusto Flores