viernes, 11 de julio de 2008

LOS MITOS DE LA DERECHA ARGENTINA


Por: Guillermo Rojas

Los nacionalistas solemos afirmar que colocamos en la base de nuestras afirmaciones políticas algo que las demás tendencias suelen olvidar o subestimar. La realidad. Si nos basamos en ella justamente no podemos darnos el fácil lujo intelectual de circunscribirla al estrecho universo que el sistema quiere darle, cuando divide la política y las tendencias políticas en izquierda y derecha. Afirmamos que no somos ni de izquierda ni de derecha. Escapamos a los encasillamientos del sistema. Detestamos la dialéctica para giles.

El mismo origen

Es que ambas tendencias mencionadas justamente tienen una abundante mitología común que encuentra su apoyatura justamente en la ideología madre que nutre a ambas, cual es el liberalismo, visto este ya como filosofía, como su aplicación política, o llevado a la practica como doctrina económica. Poco tiene que ver con esa realidad que reivindicamos, mucho con una serie de construcciones mentales que hemos vivido denunciando.
No podemos negar la base común que tiene el progresismo hoy en boga con lo principios filosóficos del liberalismo. Podría decirse desde esta perspectiva que un progresista puede ser un “marxista independiente” o “neo-marxista” o un “liberal radicalizado”. Es fácilmente apreciable esto especialmente en el plano cultural. Es evidente en el plano político con el culto religioso a la Diosa Democracia y en el apartado económico, a pesar de la declamación justiciera, los progresistas, suelen ceñirse de una forma u otra a lo que establece el liberalismo económico y a los dictados de la usura en lo financiero.
Así como hemos desnudado y hecho desfilar profusamente por estas páginas los mitos del progresismo, hoy vamos a hablar de la Derecha.

Fuerza difusa

La Derecha en Argentina es una fuerza política difusa, que a lo largo del tiempo no ha podido organizarse acabadamente. Se encuentra dividida por cuestiones diversas, pero tiene un núcleo común de ideas que es igual en los conservadores, en los liberales eficientitas, en los residuos del golpismo militar, en un cierto conservadurismo “nacional” sin enemigos liberales a la vista o en el menemismo: la pata populista nacida hace una década atrás, de la conversión de una parte del peronismo a su supuesto contrario el gorilismo. Desgraciadamente y salvo casos muy puntuales, el modernismo eclesiástico forma hoy gran parte del material humano para esta tendencia
Justamente la falta de organización y la división ha sido lo que ha imposibilitado la formación de un bloque que dentro de la dialéctica intrasistemica disputara con éxito, posiciones al progresismo que realiza una suerte de parasitismo dentro de las fuerzas políticas populistas como el radicalismo en su momento y el peronismo partidocratico aun hoy.

El miedo y la plata

Como ya dijimos la Derecha alimenta una importante mitología especialmente basada en el miedo, y el primer miedo es al “enemigo comunista”. Como si viviéramos en los EEUU de la década de los 50, suelen sostener muy sueltos de cuerpo que la Argentina se encamina hacia una tiranía bolchevique o que el demonio tiene un interés supremo en que el marxismo triunfe en todo el mundo porque de esa manera conseguirá tener todos los pueblos en putrefacción dentro de Estados organizados "contra natura"[1]. Como si el muro de Berlín todavía estuviera en pie y la URSS fuera potencia mundial. Lo que parece no querer enterarse esta gente es que el Demonio se vale ahora muy bien del Nuevo Orden Mundial y que ese Estado supranacional no va a ser marxista sino una mixtura entre marxismo y capitalismo. Y decimos “no va a ser” por no decir directamente que ese supraestado ya existe, que “es”. Justamente un Estado basado en la Democracia Universal, la máxima “contranatura” y el liberalismo basamento de toda “contra natura”
Lo que ocurre es que ello les llevaría a condenar a dicho Orden Mundial encabezado por los yanquis y el masón y “delincuente de lesa humanidad” Bush que al parecer ha sido canonizado últimamente en los jardines del Vaticano.
Todavía creen en los EEUU como rectores del “mundo libre”, de la misma manera que otros grupos de la misma tendencia suelen afirmar que en el “mercado” se encuentra todas las soluciones a las demandas de la sociedad. No otra cosa defienden los amanuenses de las finanzas internacionales que circulan por diferentes ambientes y se destacan en el periodismo como el caso de Longobardi desde los micrófonos de la insufrible radio de Haddad.

El Individuo y la sociedad

Así como el progresismo sostiene la tesis utopista de que la sociedad es responsable de lo que hacen los individuos, de la cual se sigue la destrucción de la autoridad y la responsabilidad de los propios actos y la permisividad de la delincuencia y la trasgresión legal hasta la canonización del terrorismo y cualquier otra degradación, a la inversa la Derecha solo cree en lo individual, pues lo social no lo ve, no cuenta, lo social es una diferencia económica, solamente consecuencia lógica y justa de las fuerzas del mercado, según el darwinismo economicista propio del neo liberalismo. Por lo tanto si hay delincuencia solo se debe a grupos de bandidos enquistados en las villas miseria. Se debe a los negros, a los que habría que educar (otro mito ese que cree solucionar todo con la educación) o mandar al otro mundo, en este ultimo caso por medio de otros negros, que fungen como policía. Ellos los supuestamente decentes no se ensuciarían las manos, aman la paz y detestan la violencia venga de donde venga. Después si los negros mencionados en segundo termino se exceden siempre esta abierta la instancia de juzgarlos por violar los Derechos Humanos.
La Derecha no toma para nada en cuenta el principio de orden natural sobre la república orgánica y los cuerpos intermedios. Eso si, quiere que la política la ejerzan los más capaces, lo que seria lógico. Pero salidos de los partidos políticos y de la democracia a la que defienden a ultranza, lo que es un absoluto disparate habida cuenta de lo que tenemos a la vista como resultado de su ejercicio irrestricto de casi tres décadas.

La constitución de 1853

Así como hay sectores de la derecha que el tema les importa un bledo, otros tienen un fetichismo malsano con referencia a la constitución de 1853 y sostienen la ilusión de que nuestros males se solucionarían con la nueva entrada en vigencia de dicho monumento masónico copiado de la carta magna de yanquilandia. Como si la misma no hubiera permitido gobiernos como los de Alfonsin y Menem entre otros, en los cuales se desataron las fuerzas de este proceso de disolución que hoy vemos profundizarse. Quieren creer que dicha constitución defiende los “derechos” especialmente el de propiedad, muy importante para ellos especialmente cuando se trata de “su” propiedad.
Creen además que los males generados por la democracia se solucionan pidiendo más democracia. Lo vimos hace pocos días durante el cacerolazo. La masa protestataria quería una dosis ampliada de la causa que producía los males contra los que protestaba. Kirchner era un nazi, un antidemocrático.

Kirchner un fascista apoyado por “los rojos”

Es que este sector político caracteriza a Kirchner por reducción al absurdo. No puede darse cuenta que es un simple capo mafia, un sujeto que busca perpetuarse en el poder para enriquecerse el y sus amigotes. Para ello no repara en medios. Para seguir tiranizando debe pagar la deuda que mal renegocio. Lo dijo claramente, que sin retenciones al agro no podía pagar la dichosa deuda. En eso, el pago de la deuda, la derecha esta de acuerdo seguramente con K.
Pero lo califica como fascista y a aquellos delincuentes políticos y comunes que le sirven de fuerza de choque como los rojos, con una terminología propia de la guerra civil española.
Así lo malo que tendría el kirchnerismo seria a titulo de fascismo no de progresismo o de venalidad o de sumisión al Poder Internacional del Dinero. Es que ser fascista es "lo peor de lo peor". Esto es el resultado de la colonización mental realizada por el zurderio y la sionista cultura del Holocausto sobre la derecha argentina. Así traen a la agente judía Pilar Rahola para que apostrofe a las insufribles Madres de Plaza de Mayo y para legalizar históricamente estos dislates afirman que los Montoneros eran fascistas y que no perseguían objetivos políticos sino la violencia por la violencia misma[2]. Claro, ningún fascista puede tener objetivos políticos dado que solo persigue la destrucción y el genocidio. A los extremos que se llega para defender lo actuado por el Proceso y recibirse de políticamente correctos.

Epilogo

La Derecha argentina no es una fuerza política organizada ya lo dijimos, solo es una corriente de pensamiento que se mueve a base de interés económico y de miedos, por ello carece de mística, de espíritu de sacrificio y de patriotismo. En base a ella puede solamente organizarse un partido político para el sistema, no un movimiento destinado a cambiar la cara y el corazón de la Patria Hemos desnudado algunos mitos que la animan, no todos, solo algunos destacables. Es pesada en la reiteración a pesar de la refutación sistemática que se han hecho de los mismos. Podría organizarse como fuerza política y competir con los progresistas. Mariano Grondona estaría contento con el bipartidismo de los más modernos y estaría entonces en marcha la democracia eficiente, moderna y estable soñada por Videla. La institucionalización política definitiva de nuestra Patria como factoría del Nuevo Orden Mundial.

[1] Vease labotellaalmar.com. Carta de Sergio Scarcella y su contestación “El Imperialismo Internacional del Dinero”
[2] Vease redpatrioticargentina.blogspot.com Ricardo Martín Bustamante “Gorilas en la Niebla”

1 comentario:

Hernán Martín Capizzano dijo...

Como sabemos, izquierda y derecha en su utilización práctica, tienen alguna referencia con las posiciones de la asamblea francesa, allí cuando en 1789 y ss. debatían si acabar de un plumazo o hacerlo con modos más o menos elegantes. Pese al debate ambas posiciones son revolucionarias en la peor acepción del término (o sea responden y respondieron a la Alta Burguesía o la Alta Finanza, o como nos acostumbra S. Alonso, al Poder Internacional del Dinero). Lo patético de la Derecha local es creerse anticomunista cuando en realidad ocupan el mismo recinto. Por eso hoy en día lo primero que les sale no es mirar al supuesto enemigo sino disparar contra los nacionalistas. Hoy un conocido pintor de paredones lo posteó sin cortapisas, es una definición de alguien de derecha: "las agrupaciones nacionalistas están llenas de zánganos e inútiles, sin hablar de los enfermos mentales y la gente de "servicios" que pulula en todas..cuanto más dicen que son nacionalistas más inútiles son, ya tenemos años de experiencia en el tema".