sábado, 15 de febrero de 2014

INSEGURIDAD Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN

PROTESTA POR INSEGURIDAD  EN EL DIA DE AYER EN LUJAN

  Ricardo Martín Bustamante

Son numerosos y de diferente tipo los hechos que protagoniza el crimen organizado y descontrolado que la sociedad argentina debe padecer a diario. Asesinatos, violaciones, robos, por no mencionar los que realiza el narcotrafico convertido en algunas provincias en una fuerza de ocupación que hace lo que mejor le parece en el territorio ocupado. Los medios de comunicación social nos anotician de ello de la forma mas sensacionalista posible. Lo que no hacen esos medios es ilustrar a la gente sobre cual es el origen de la tan mentada "inseguridad" que nace de la  misma entraña del sistema político, económico, social y cultural que gobierna desde hace tres décadas. Lógicamente decir esto contravendría el dogma basal del mencionado sistema. Pondría en tela de juicio la sacrosanta democracia. Por eso es preferible callar y tomar las cosas como que son "obra de la fatalidad", de la policía ineficiente, de las "políticas fracasadas", de la falta de moviles policiales y de presupuesto insuficiente. Nada de ir a las raíces. Cuando un juez perverso deja en libertad sin motivo alguno a un asesino o violador y este vuelve a matar o violar se trata siempre de un "fallo polémico" que ocurre por que si, jamas se busca la raíz del tema, ni nadie se pregunta cual es el motivo para que ese juez continúe en funciones. Tampoco se busca en muchos casos, que normas permiten semejantes dislates. Todo se disuelve en un permanente parloteo que no va jamas al fondo de la cuestión. Los medios operan como ciertos trajes de baño, muestran mucho pero ocultan lo principal

Algo similar ocurre con referencia al proyecto de reforma al Código Penal por parte de una comisión de abogados encabezada nada menos que por Zaffaroni y Arslanian, cuya finalidad es ampliar lo mas posible el "garantismo penal" para los delincuentes, conforme la doctrina de los Derechos Humanos en clave progresista, que orienta a nuestro sistema penal. Lo que se pretende, además de reformar con ese mismo signo varios artículos, es incertar en dicho códigos todo un abigarrado conjunto de leyes que permiten las "decisiones polémicas" que toman muchos jueces (cuando liberan asesinos y violadores por ejemplo). El abolicionismo tendrá su código. Nos preguntamos cuando ese Código entre en vigencia como será aquello de la aplicacion de la ley mas benigna. ¿Quedaran vacías las cárceles? o simplemente sera un "código polémico". Todo eso esta habilmente tapado por los medios de comunicación, que se horrorizan del crimen diario, pero del tema de la reforma penal, no dicen esta boca es mía.

Tampoco dicen o resaltan que resulta a todas luces increíble que estando la delincuencia desbordada, se sancionen leyes "mas benignas" y con mas posibilidades de ser eludidas por los criminales o que  como hoy día el Ministro de Defensa dio a entender, que Argentina se ha convertido en el paraíso de la droga, la comisión esta quiera despenalizar el consumo de estupefacientes. 

Indudablemente vivimos en el mundo del revés. Pero hay que presentar combate  contra esto, no podemos esperar que los medios de comunicación actúen por nosotros por que ellos forman parte del sistema del que se benefician en definitiva
Hay que preocuparse por este tipo de cosas, pero antes hay que enterarse y entender el fenómeno sino nos pasan por encima o terminamos siempre llorando sobre la leche derramada

1 comentario:

Alan Christian dijo...

En todo esto juega un rol clave la familia y otras instituciones en decadencia como la Iglesia, el Ejército y los clubes de barrio junto a las escuelas, universidades y sindicatos. La sociedad está desmembrada, nunca mejor dicho, debido a la anulación de los Cuerpos Intermedios...