jueves, 2 de febrero de 2017

UN AUTOR PARA LEER Y MEDITAR

Werner Sombart (1863-1941), el economista y filósofo social, es conocido hoy por sus diversos trabajos pioneros sobre el ethos capitalista [su carácter distintivo o naturaleza moral]. Aunque Sombart comenzara su carrera sociológica como un socialista de estilo marxista, él gradualmente se disoció de la orientación económica de la teoría social de Marx a favor de una comprensión más voluntarista de las fuentes de la evolución social, que apoyaba el modelo muy patriarcal y aristocrático de sociedad que Marx había procurado destruír. En su Die deutsche Volkswirtschaft im neunzehnten Jahrhundert (La Economía Nacional Alemana en el Siglo XIX, 1903), Sombart volvió la espalda a la glorificación socialista del progreso, al que él veía como destructivo del espíritu humano, y revivió el ideal medieval de la comunidad gremial, que implicaba, como lo resume Mitzman, "la plena absorción y desarrollo de la personalidad del productor en su labor, objetivos limitados, y la formación de las unidades productivas sobre el modelo de la comunidad de familia".

 El reemplazo de esta sociedad orgánica original por la artificial "Gesellschaft" [asociación], fue consolidado por la interferencia de los judíos en la sociedad germánica, ya que el judío está marcado por el pensamiento abstracto que es "sinónimo de indiferencia a todos los valores cualitativos, de incapacidad para apreciar lo concreto, lo individual, lo personal, lo vivo". La expresión simbólica de la capacidad judía para la abstracción es el dinero, que "disuelve todos los valores de uso en sus equivalentes cuantitativos".
     El proletariado, que es el típico producto social del capitalismo, es el elemento que más sufre en el reemplazo del ethos social patriarcal por el ethos comercial, ya que "cada comunidad de interés es disuelta, tal como cada comunidad de trabajo" y "el simple pago es el único lazo que vincula a los contratantes". El tradicional consuelo de la religión también ha sido destruído por el capitalismo que frecuentemente sostuvo al movimiento intelectual liberal de la Ilustración. Una diferencia crucial adicional entre el Socialismo Alemán desarrollado por Sombart y el marxismo, es su distinción del capitalista como empresario y como comerciante, de tal modo que, mientras que Marx intentó superar al empresario como una figura históricamente obsoleta, Sombart defendió la virtud creativa y organizativa del espíritu empresarial contra las características simplemente racionalizadoras y abstractas del comerciante. El empresario de este modo llega a ser, desde el punto de vista de Sombart, el representante económico del típico espíritu fáustico del héroe alemán, mientras que el comerciante calculador es identificado cada vez más con el extranjero, en particular con los judíos y los ingleses.
     En su libro de la época de la guerra, Händler und Helden (Mercaderes y Héroes, Múnich, 1915), Sombart habla del significado sociológico de la guerra entre los ingleses y los alemanes en términos de la diferencia radical entre el "espíritu de comerciante" que intenta conseguir una mera "felicidad" mediante las virtudes negativas de "moderación, conformidad, industria, sinceridad, moderación, humildad, paciencia y otras por el estilo" que facilitarán una "confluencia pacífica de comerciantes", y el "espíritu heroico" que intenta el cumplimiento de la misión de la vida como una tarea de la más alta auto-realización de la Humanidad por medio de las virtudes positivas de "voluntad de sacrificio, lealtad, no agresividad, reverencia, valor, piedad, obediencia, bondad" y las "virtudes militares", ya que "todo heroísmo fue primero totalmente desarrollado en la guerra y por medio de la guerra". La guerra para los ingleses era una empresa principalmente comercial, mientras que para los alemanes era una defensa de su alma ante la influencia debilitante de ese mismo espíritu comercial.
     Sin embargo, ya en sus trabajos principales de 1911-1913, sobre Die Jüden und das Wirtschaftsleben (Los Judíos y la Vida Económica, Leipzig, 1911) y sobre el espíritu burgués, Der Bourgeois, de 1913, Sombart había mostrado que el sistema moderno del capitalismo comercial era debido principalmente no al protestantismo inglés, como Max Weber había proclamado en su libro Protestantische Ethik und der Geist des Kapitalismus (La Ética Protestante y el Espíritu del Capitalismo, 1904-1905), sino al judaísmo. De hecho, Weber mismo se vio forzado, bajo el estímulo de la obra de Sombart, a distinguir entre el capitalismo Protestante y el "capitalismo paria" de los judíos, una distinción que corresponde a la propia división histórica de Sombart del desarrollo del capitalismo entre un temprano y un alto capitalismo.
     Si bien el catolicismo, y en particular el tomismo, había sido parcialmente influyente en el desarrollo del espíritu comercial en su filosofía racionalista, legalista y esencialmente de este mundo, Sombart negó que el protestantismo fuera sinónimo de capitalismo, puesto que, por el contrario, el luteranismo al menos había estimulado una profundización del sentimiento religioso. Incluso otras formas del protestantismo estuvieron marcadas por un espíritu de mezquindad generalmente anti-capitalista, y en su mayoría asumieron formas capitalistas a partir de la vida económica existente de los católicos. La verdadera fuente del desarrollo de la alta etapa capitalista de la sociedad es sin embargo, según Sombart, la mentalidad judía, que fue la que primero introdujo las principales características del capitalismo moderno, a saber, el juego sin restricciones del móvil de la ganancia mediante el libre comercio, las negociaciones usureras y las prácticas comerciales despiadadas, sobre todo con respecto a los no-judíos.
     La identificación de la existencia de engaños en las transacciones comerciales y de la explotación de otros pueblos como las causas principales del poder financiero de la judería es discutida con mayor profundidad por Sombart en Los Judíos y la Vida Económica. La raíz de la Economía judía es localizada por Sombart en la religión hereditaria misma, la cual
    "en todos sus razonamientos apela a nosotros como una creación del intelecto, un asunto de pensamiento y propósito proyectado en el mundo de los organismos, conformada mecánica e ingeniosamente, destinada a destruír y conquistar el reino de la Naturaleza y a reinar ella misma en su lugar. Precisamente de esta manera el capitalismo aparece en escena; tal como la religión judía, un elemento ajeno en medio de lo natural, ha creado el mundo; como ella también, algo tramado y planeado en medio de la vida abundante".
     El capitalismo en efecto se deriva directamente de la tradición económica usurera de los judíos, orientada completamente por la ganancia:
    "El capitalismo moderno es un producto del préstamo de dinero. En el préstamo de dinero desaparece toda concepción de la cualidad y sólo interesan los aspectos cuantitativos. En el préstamo de dinero la actividad económica como tal no tienen ningún sentido; ya no es una cuestión de ejercitar cuerpo o mente; es completamente una cuestión de éxito. El éxito, por lo tanto, es lo único que tiene un sentido. En el préstamo de dinero queda ilustrada por primera vez la posibilidad de que usted puede ganar algo sin sudar, de que usted puede conseguir que otros trabajen para usted sin recurrir a la fuerza".
     Sombart aquí apunta a la forma sutil de la violencia comercial que constituye el sistema explotador judío. Los judíos en general han dejado de considerar las restricciones a la obtención de ganancia, inherentes en los modelos tradicionales de la vida económica europea:
    "[El judío] no prestó ninguna atención a la estricta delimitación de una vocación o destreza con respecto a otra, en que tan universalmente insistían la ley y la costumbre. Una y otra vez oímos la queja de que los judíos no se contentaban con una clase de actividad; ellos hacían lo que podían, y de esa manera perturbaron el orden de cosas que el sistema de gremios deseaba ver preservado".
     El status de extranjeros que tenían los judíos frente a los pueblos anfitriones entre quienes ellos vivían, sirvió como un factor que contribuyó al éxito de sus esfuerzos capitalistas, ya que su status de segunda clase en la sociedad sólo estimuló su odio y resentimiento natural ante los pueblos huéspedes, gracias a lo cual ellos tomaron ventaja de los no-judíos bajo la aprobación de sus supuestas leyes religiosas:
    "El contacto sexual con forasteros fue privado de toda consideración, y la moralidad comercial (si puede decirse así) se hizo elástica".
     El resultado final del predominio del espíritu judío en Occidente fue la corrupción de la naturaleza misma del hombre y la sociedad occidentales, ya que
    "Antes de que el capitalismo pudiera desarrollarse, el hombre natural tuvo que ser despojado de todo reconocimiento, y un mecanismo racionalistamente orientado fue introducido en su lugar. Tuvo que haber una transvaloración de todos los valores económicos".
     Esta ruinosa transformación fue efectuada básicamente por medio de la resistente adaptación del judío a la sociedad en la cual él residía. Pero ese proceso de adaptación está determinado intelectualmente y carece de la cualidad orgánica de la verdadera simpatía:
    "El que lord Beaconsfield fuera un conservador se debió a algún accidente u otro, o a alguna coyuntura política; pero Stein y Bismarck y Carlyle eran conservadores porque ellos no podían sino serlo; estaba en su sangre".
     En efecto, los judíos carecen de simpatía por
    «cada status donde el nexo es uno personal. El ser entero del judío está opuesto a todo lo que generalmente se entiende por caballerosidad, a todo el sentimentalismo, a la caballería andante, al feudalismo, al patriarcalismo. Ni tampoco él comprende un orden social basado en relaciones como éstas. Los "bienes del reino" y las organizaciones de artesanos son una abominación para él. Políticamente él es un individualista. Él es el representante nacido del concepto de la vida "liberal" en el cual no hay ningún hombre o mujer vivo de carne y sangre con personalidades distintas, sino sólo ciudadanos con derechos y deberes».
    El resultado es que los judíos mismos a menudo no parecen entender el verdadero significado de la Cuestión Judía, y parecen pensar que ésta es sólo política o religiosa, creyendo que
    "cualquier cosa que pueda ser claramente puesta sobre el papel y ordenada correctamente con la ayuda del intelecto, debe ser necesariamente capaz de establecerse apropiadamente en la vida real".
     Con el entendimiento de Sombart de la diferencia radical que hay entre el heroico espíritu germánico y el despreciable espíritu comercial judío, no es sorprendente que él se identificara con el movimiento nacionalsocialista durante los primeros años de dicho régimen, aunque él más tarde se retirara de la participación activa en sus programas. En su obra Deutscher Sozialismus, escrita en 1934, Sombart refuerza esta diferencia entre los dos ethos, apuntando una vez más al deseo del socialismo proletario marxista de "el mayor bien del mayor número". Este rasgo utópico de los marxistas es evidenciado sobre todo en su defensa del industrialismo moderno, aun cuando desean una substitución de la organización económica privada por una organización económica comunitaria construída sobre la propiedad social de los medios de producción.
     El objetivo de la felicidad social está conectado a la noción de "libertad, igualdad y fraternidad" tomada prestada de la Revolución francesa, y revela los mismos resentimientos que provocaron la primera revolución europea. Los métodos usados para su realización son la reducción de la cantidad de trabajo físico a que el proletariado está sometido, mediante el uso de máquinas y una organización apropiada que implica la abolición de la división del trabajo. La abolición de la centralización del capital y la noción de la propiedad privada mejorará posteriormente la prosperidad de las masas. Este sueño del proletariado comunista es apoyado por la idea del progreso histórico interminable no hacia una Humanidad más alta sino hacia una "más feliz". Simultáneamente todos los sentimientos religiosos de reverencia ante una deidad de otro mundo deben ser suprimidos, de modo que la gente pueda conseguir rápidamente el sueño de un paraíso en este mundo que es, de hecho, el verdadero objetivo de la religión judía también.
     Desafortunadamente, esta "fatal creencia en el progreso que dominó el mundo ideal del socialismo proletario incluso más que el mundo del liberalismo" es la causa principal de la decadencia inexorable de la genuina cultura humana, ya que, como dice Sombart,
     "renovar permanentemente, dificulta toda cultura. Sólo cuando en el curso de la Historia son dominantes las tradiciones de las creencias, de la moral, de la educación y de la organización, es posible que se desarrolle una cultura, puesto que, de acuerdo con su misma naturaleza, la cultura es antigua, arraigada y autóctona".
     La base de toda cultura puede ser sólo la nación y no el Estado como tal, ya que la nación es
     "la asociación política en su esfuerzo para alcanzar un fin. La nación existe no porque viva en la conciencia de los individuos, sino porque existe como una idea en el reino del espíritu; es individualidad espiritual".
     La gente que constituye una nación es en realidad un organismo como el individuo, y posee el mismo origen, el mismo destino histórico y la misma cultura espiritual. Es sobre esta base cultural que habría que distinguir a los judíos como una nación foránea. A los judíos se les debiese negar la igualdad de derechos para asumir posiciones importantes y de responsabilidad, sin tener en cuenta su espíritu y carácter. Sombart apunta con aprobación al período pre-Guillermiano, cuando
    "el cuerpo militar y la administración interna y judicial casi entera, con contadas excepciones, cerraron filas contra los judíos. Si esta práctica hubiera sido proseguida, y si los judíos hubieran sido asignados a otros campos importantes, como las universidades, la ley y otras actividades, a la patria alemana, y también a los judíos mismos, le habrían sido ahorradas pesadas aflicciones".
     La solución que Sombart sugiere para la Cuestión Judía es la transformación de la cultura institucional de tal modo que "no sirva ya más como un baluarte para el espíritu judío", es decir, "el espíritu de esta época economicista" o de la sociedad burguesa, de manera que los alemanes mismos ya no se entreguen al ethos ajeno impuesto a ellos por los judíos.
     La política económica de los Estados modernos también debe ser una que esté dirigida de una manera corporativa, basada en un sistema de posesiones, que estará libre del potencial para la explotación en el sistema judío.
    "Los intereses propios deben ser superados y articulados en el Estado como un todo; ni tampoco, en tal orden, el individuo encuentra su lugar según su propia estimación, sino que recibe el lugar asignado a él. Esto significa el reconocimiento de la primacía de la política. En otras palabras, un orden basado en la propiedad no es reconciliable con el principio de libre empresa y libre competencia. En una comunidad en la cual todavía gobierna la economía capitalista, un sistema basado en las posesiones es una contradicción. Hasta que el Estado se base fundamentalmente en instituciones —es decir, sobre un orden legal que impone deberes—, un sistema basado en la propiedad no puede cumplir sus tareas".
     El nuevo orden legal será jerárquico y a la vez encarnará "una razón supraindividual" dirigida al bienestar del conjunto; este orden estará totalmente representado por el Estado. De aquí en adelante la esfera de la economía será gobernada por la de la política, enfocada esencialmente en su virtud militar, mientras que en el reino de la economía misma, la agricultura ocupará la primera fila y los negocios la última. El liderazgo de un Estado socialista fuerte o autoritario debe descansar en
     «que recibe sus instrucciones, no como un inferior desde un líder superior, sino sólo de Dios... Al líder no se le pide que escuche la "voz del pueblo", en la medida en que él no reconoce en ella la voz de Dios, la cual nunca puede hablar desde la totalidad accidental y cambiante de todos los ciudadanos, o en realidad sólo de la mayoría de los ciudadanos. La volonté générale [voluntad general] que debe ser comprendida es una realidad metafísica, no una empírica... El estadista no sirve a ningún interés popular sino sólo a la idea nacional».
     Naturalmente, el líder será apoyado en sus tareas nacionales por una élite de funcionarios capaces y organismos públicos autónomos.
     El Socialismo Alemán de Sombart es en efecto muy difícil de distinguir de aquel de los neo-conservadores de la República de Weimar, Oswald Spengler, Moeller van den Bruck o Edgar Julius Jung. Esto sólo debiese confirmar el hecho muy descuidado de que aquello por lo cual estaban luchando los alemanes anti-democráticos y anti-liberales en la República de Weimar era por el ethos europeo como opuesto al ethos judío, y de que el Socialismo Alemán (como distinto de, e irreconciliable con, el socialismo marxista) está orientado al desarrollo de la verdadera cultura moral, y jerárquicamente y neo-medievalmente organizado como el conservadurismo alemán.