lunes, 20 de enero de 2014

MENTIR Y GASTAR ES INFLACIONARIO

CUANDO MENTIR TAMBIÉN GENERA INFLACIÓN
Cuando posteamos el día 14 de este mes una historia que relataba sucintamente como se acelera la inflación y como se la domina, quisimos decir que es mentira que la emisión monetaria por si sola produce inflación. que si esa emisión es orientada a la produccion de bienes y servicios, no hay peligro de que la misma se transforme en inflacionaria y al mismo tiempo produce un aumento de la producción, con lo que se irá equilibrando la cantidad de circulante con la cantidad de bienes producidos, saliendo así de la espiral inflacionaria.
Lo que realmente produce inflación es el gasto improductivo y la emisión realizada para sufragarlo. Los diarios de hoy nos traen una noticia que podemos tomar como ejemplo de gasto estatal al solo efecto de alimentar con opiáceo televisivo a la gente y mantener el relato (mentira) kirchnerista a lo que de lugar.. Así podemos enterarnos de los gastos absolutamente inútiles que realizará el gobierno durante este año con fines meramente propagandisticos:
  • $ 1410 millones en Fútbol para Todos, por derechos y costos de producción.
  • $ 979 millones en Canal 7 y Radio Nacional.
  • $ 731 millones en publicidad oficial.
  • $ 320 millones en la agencia oficial Télam.

Debemos resaltar como se dilapida el dinero y como se aumenta el gasto publico por que después vendrán los liberales a hacer ajustes ortodoxos sosteniendo que toda emisión monetaria es inflacionaria si no tiene respaldo en el Banco Central de las divisas que entran de las exportaciones o de los créditos que la usura internacional nos otorga cuando nos "tiene confianza" y usarán como excusa este tipo de cosas. 
De manera tal que tomaran medidas para restringir la emisión y el crédito. Volveremos al eterno circulo vicioso de la  economía argentina en el cual o se engaña con una prosperidad falsa o se nos condena a estar bajo la linea de pobreza. Ese circulo vicioso es parte indisoluble del Sistema lo que no hacen unos lo hacen los otros. Lo que no ejecuta un engranaje queda a cargo del otro, por eso es un sistema, como una maquinaria, Tratar de verlo como  cosas independientes y en constante puja es absurdo. Creer que es una cuestión de la eterna puja entre economistas heterodoxos y ortodoxos o entre una economía populista y otra liberal  o entre el socialismo y el capitalismo es un enfoque miope. El sistema solo esta pendiente de que se pague la deuda al exterior y que de ser posible sigamos endeudandonos. En pagar la deuda todos están de acuerdo.
Por eso para terminar con la inflación no queda otra que aumentar la producción y eso se realizará con fluidez del crédito destinado a ello.  Habrá como mínimo, que revisar la deuda externa.. Para un logro acabado de esto es inevitable  realizar reformas radicales en referencia a la banca y al ámbito de la finanza. Mintiendo y gastando para sostener las mentiras no vamos ni para atrás ni para adelante- Habrá que hacer tortilla y  se romperán algunos huevos.

1 comentario:

Alan Christian dijo...

Lo primero que diría yo, humilde opinión de un ignorante en la materia, es que no hay que pagar más la deuda externa y que, además, sería necesario que podamos constituir un bloque unido en la Hispanidad que contrarreste los peligros que nos sobrevendrían luego de declarar nuestra independencia económica. Porque debemos ser sinceros: si no pagamos más y demostramos autarquía, es más que probable que los gringos nos declaren la guerra. Por eso hay que estar preparados.
Todo esto que digo suena utópico a día de hoy pero prefiero mil veces mis expresiones de deseo al conformismo liberal y burgués de aquellos cipayos que dicen que la Argentina "debe estar integrada al mundo" y toda esa perorata de quienes quieren pagar no por temor sino por amor a la banca sionista defendida con las armas del Tío Sam.
No debemos perder de vista jamás que deuda externa es deuda eterna...
Para terminar, quería volver sobre el asunto en cuestión: es evidente que hay que achicar el gasto público pero en lo que es superfluo como el "Fútbol para todos", que debería financiar con pauta publicitaria privada, o los subsidios a la vagancia, que nos están fundiendo como país. Pero desde ya que no hay que cerrar escuelas y hospitales sino que hay que hacer urgente una reforma inmigratoria y un plan de descentralización y distribución demográfica. Saludos.