viernes, 24 de junio de 2011

SE PUDRIO TODO


 Venimos anunciando desde hace mucho tiempo cual es el derrotero de la seguridad bajo el progresismo  y de la mano de Garre y del verdadero Ministro de Seguridad Horacio Verbitzky. Que la tónica de esta gente es el desquicio del sistema de seguridad y la anulación de todas y cada una de las instituciones armadas sean estas militares(ya profundizaron la destruccion de las FFAA hasta convertirlas en inoperables) como policiales o Fuerzas de Seguridad. La forma que adoptan ahora es la de poner Fuerza contra Fuerza (Policia contra Gendarmería o Prefectura). No obstante esto, hoy se esta verificando el primer escollo serio para estos delegados del Nuevo Orden Mundial.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El malestar de la Policía Federal y los jefes de esa fuerza afectados a las 8 comisarías que, por orden del Ministerio de Seguridad que conduce Nilda Garrá, serían conducidas por personal de la Gendarmería Nacional y de la Prefectura naval, devino en una seria amenaza de acuartelamiento que provocó un repentino cambio de planes.
En vísperas de elecciones, y en el marco actual, Cristina Fernández no podría cargar con el costo político de tal medida policial, por lo que habría dado la orden de postegar la medida hasta después de las elecciones.
En efecto, hasta hoy, ninguno de los oficiales superiores de esas seccionales había sido notificado sobre el proyecto desarrollado por la ministra. "Seguimos trabajando normalmente. Nadie nos comunicó nada sobre la posibilidad de entregar el mando de la comisaría", afirmaba ayer un jefe policial.
En cambio, desde el Ministerio habían especificado que las afectadas serían las comisarías 24ª de La Boca, 30ª de Barracas, 32ª de Parque Patricios, 34ª de Pompeya, 36a., de Floresta, 38ª de Flores, 22ª de Puerto Madero y 46ª de Retiro.
En la única de esas ocho seccionales en la que se había recibido una información concreta sobre esa medida fue en la comisaría con jurisdicción en la zona de Flores, donde el jefe de esa dependencia habría comenzado a pedir los expedientes que estaban para la firma ante la posible llegada de los gendarmes.

"No sabemos qué pasará con nosotros, hay mucha incertidumbre y malestar. Incertidumbre porque no sabemos cuál será nuestro destino y porque desconocemos si todas las investigaciones que encaramos seguirán adelante o deberemos abandonarlas cuando lleguen los gendarmes", explicó el jefe policial al diario 'La Nación'.

En otra comisaría, un jefe policial explicó que, según la información que había recibido, el proyecto apuntaba a reforzar los patrullajes con efectivos de la Gendarmería y de la Prefectura y no a cambiar el comando de las seccionales, tal como había ocurrido en 2002, cuando se registró la mayor cantidad de homicidios de la década previa a esa fecha.
En efecto, 'Página/12' publicó sobre esa versión que señala que sólo se agregarían efectivos de esas dos fuerzas, pero que se mantendría la presencia de la Federal. 
Fuente: urgente24.com

4 comentarios:

Anónimo dijo...

HAY QUE HACER UN GOLPE DE ESTADO Y COLGAR A LA PUTA DE CRISTINA CABEZA ABAJO EN LA PLAZA DE MAYO

Red Patriotica Argentina dijo...

Y quien va a dar el golpe de estado? vos? para hacer que cosa...lo mismo que todos los gobiernos golpistas...entregarnos al extranjero atados de pies y manos?
La cuestión no es cambiar el gobierno sino el sistema y para eso hay que hacer politica, dedicarse a la militancia y la predica, organizar, acumular fuerzas, formar cuadros...en definitiva sacrificarse...lo tuyo es esperar que "alguien" te saque las papas del fuego. En verdad que estas equivocado amigo. Seguro que si te invitamos a militar con nosotros no das mas señales de vida...

Anónimo dijo...

Ja-ja, muy buena la respuesta, al que sentado frente a su ordenador usó la palabra mágica "Golpe de estado", lo triste es que duerante mucho tiempo, muchos patriotas creíamos que era la solución, pero la realidad nos dice que no...
Mariano

Daniel Omar González Céspedes dijo...

Contundente la respuesta de Red Patriótica Argentina.
Abrazos desde la tierra mendocina.
Daniel O. Gonzalez Cespedes