domingo, 22 de abril de 2012

DURMIENDO CON EL ENEMIGO

Para él, las dos instituciones, que tuvieron grandes diferencias en el pasado, ahora son lo suficientemente maduras como para prosperar en un futuro diálogo fructífero.
El obispo Demetrio Valentini, Obispo de Jales (a la derecha en la foto) Durante la ceremonia de entrada en la Logia Masónica Balthazar Coronel (intencionalmente se omitió “Su Excelencia” antes del nombre del obispo. Definitivamente quería negar no sólo la dignidad episcopal, sino también apareciendo en camisa y pantalones aunado también asistiendo al templo masónico durante un ritual oficial. Pero así tal vez sea mejor. Vestido con una sotana y mandil ¡habría sido peor!)
Tomando un discurso Martes, 10 de abril 2012 para conmemorar el 53 aniversario de la Logia Masónica “Baltazar Coronel,” el obispo de Jales, D. Demetrio Valentini, dijo que hay un clima propicio para la reconciliación entre la Iglesia católica y la masonería
Para él, las dos instituciones, que tuvieron grandes diferencias en el pasado, ahora son lo suficientemente maduras como para prosperar en un futuro diálogo fructífero.
El obispo Demetrio, que tiene 71 años, recordó que todavía le quedan cuatro de actividad como obispo (a los 75 años de edad deben presentar una carta de “renuncia”) y que durante este tiempo trabajará para asegurar que la Iglesia Católica se acerque a la masonería.
También dijo que Ahora tiene 10 años trabajando en esta dirección, y el comienzo de las negociaciones (tan leve en Brasil) ha sido posible gracias al Cardenal D. . Lorscheider, ya fallecido.
 Enviado por el lector Gabriel Dubini

2 comentarios:

Daniel Omar González Céspedes dijo...

'Declaración sobre la masonería', Roma, 26 de noviembre de 1983[1]:
'Ha sido preguntado si se ha mudado el juicio de la Iglesia respecto de la masonería por el hecho de que en el nuevo Código de derecho canónico la misma no viene expresamente mencionada como en el código anterior.
Esta Congregación está en condiciones de responder que tal circunstancia es debida a un criterio redaccional seguido también para otras asociaciones igualmente mencionadas en cuanto comprendidas en categorías más amplias.
Permanece, por tanto, inmutado el juicio negativo de la Iglesia al respecto de las asociaciones masónicas, puesto que sus principios ha sido siempre considerados inconciliables con la doctrina de la Iglesia y por tanto, la inscripción a ellas permanece prohibida. Los fieles que pertenecen a tales asociaciones masónicas están en estado de pecado grave y no pueden acceder a la santa comunión.
No compete a las autoridades eclesiásticas locales pronunciarse sobre la naturaleza de las asociaciones masónicas con un juicio que implique una derogación de cuanto ha sido arriba establecido, y esto en línea con la declaración de esta sagrada congregación del 17 de febrero de 1981[2].
El Sumo Pontífice Juan Pablo II, en el curso de la audiencia concedida al abajo firmante cardenal prefecto, ha aprobado la presente declaración, decidida en la reunión ordinara de esta sagrada Congregación y ha ordenado su publicación.
Roma, de la sede de la S. Congregacion para la doctrina de la fe, el 26 noviembre de 1983. Joseph card. Ratzinger , prefecto. fr. Jerome Hamer o.p. , arzobispo tit. de Lorium, secretario'.
[1] Enchiridion Vaticanum Volume 9 - Documenti della Santa Sede (1983-1985), nº 553.
[2] Cf. EV 7/1137.

Vergalito dijo...

Siempre se sospechó de que miembros del clero tenían vínculos con la masonería, pero es tal la decadencia contemporánea que ya no sólo que no lo ocultan sino que lo venden abiertamente como si fuese algo normal y deseable.
Obligan a la Iglesia a humillarse pidiéndole perdón a los judíos por decirles "pérfidos" o cosas así, pero no veo a la masonería disculparse por la persecusión cristofóbica que vienen efectuando desde épocas de la Revolución Francesa hasta el hoy.