miércoles, 21 de enero de 2009

20 AÑOS DE LOS HECHOS DE LA TABLADA


El 23 de enero de 1989 un grupo de mercenarios internacionales marxistas capitaneados por el asesino serial Gorriaran Merlo y pertrechados y financiados por sectores del gobierno alfonsinista, irrumpieron a sangre y fuego en el cuartel de La Tablada, en la Provincia de Buenos Aires. Allí, fingiendo ser miembros de un sector del Ejercito Argentino, trataron de saquear los arsenales y de apoderarse de vehículos blindados para llevar adelante un plan descabellado destinado a fomentar el caos sabe Dios con que propósitos ulteriores. Asesinaron salvajemente a varios militares y miembros de la Policía Provincial, hasta que después de casi dos días de resistencia fueron en su gran mayoría muertos o reducidos y encarcelados.

Muchos de ellos habían sido miembros de las organizaciones castristas que actuaran sangrientamente en nuestro país en las décadas de los 60 y 70, otros solamente eran lumpenes afincados en el gran Buenos Aires y usados como carne de cañón por estos delincuentes transnacionales, había un sacerdote católico entre ellos y periodistas del hoy pasquín kirnerista Pagina 12, a la que según parece Gorriaran había entregado una gruesa suma de dinero. Varios de ellos habían colaborado con la revolución comunista de Nicaragua, de la que recibían paga y documentación apócrifa elaborada por los servicios de inteligencia de ese país y de Cuba.

La mayoría de estos asesinos recibió duras condenas en un juicio justo. Jamás las cumplieron pues fueron indultados graciosamente por el entonces presidente Duhalde, luego de infinidad de grotescas presiones de la Banda de los Derechos Humanos encabezada por Las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo y una veintena mas de sellos de goma auxiliadas por la prensa. Muchos de estos bandidos tuvieron, luego de ser liberados, cargos públicos otorgados por este sistema canalla que nos gobierna.

Hoy queremos rendir homenaje a los valientes soldados muertos en combate defendiendo aquel cuartel contra la mugre marxista, y sostenemos, pese a lo que digan extraños y algunos que se dicen propios, que no murieron por la putrefacta democracia, no murieron por el mentiroso gobierno de Alfonsin ni dieron la vida por la Constitución o por este sistema corrompido y corruptor que hoy nos oprime hasta el hartazgo.

Ofrendaron su vida por la Patria, por Argentina, la de San Martín, Belgrano, Guemes, Rosas, la de los chicos que izan la bandera todas las mañanas, la de la gente que trabaja decentemente y se sacrifica, la de aquellos que sufrimos este verdadero exilio interno al que parecemos condenados. La Patria, al lado de la cual la democracia es un prostíbulo, los partidos políticos un estercolero y la constitución (del 53 o del 94) un rollo de papel higiénico. Murieron por la Argentina perenne que resume en su nombre todo lo que amamos nosotros y todo lo que odia el Sistema: la religión, el patriotismo y los valores familiares.

DEFENSORES DEL RI 3 “Gral. MANUEL BELGRANO”

MURIERON EN EL CAMPO DEL HONOR, PERO VIVEN EN NUESTROS CORAZONES. ¡¡¡ ARRIBA ARGENTINA!!!

VENCEREMOS

Foto: Tte. Cnel. (PM) Fernández Cutiellos y familia, 2º Jefe del Regimiento y caído heroicamente en combate al frente de sus hombres el 23-1-89 , defendiendo la unidad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Todavia hoy recuerdo el paso de un helicoptero del ejercito, el humo que se veia desde los techos de las casas, y el dolor en los dias posteriores. La Matanza lloro a sus muertos, como el comisario Garcia Garcia. La justicia humana los traiciono pues no se castigo a los culpables, solo Dios sera quien realmente los ponga en la balanza.
VIVA ARGENTINA.
Marcelo
http://www.nacionalismosocialargentino.blogspot.com/

Fortinera dijo...

El ex presidente Alfonsín es responsable por este copamiento al Rgto de La Tablada. Se sabe que varios funcionarios estaban desesperados por las armas que entraban por la Aduana y no podían hacer nada, como también que cobraron 60.000 dolares los terroristas para la toma del Regto. Dios quiera que haya justicia algún día y estos hipócritas, corruptos e ineptos verseros democráticos que avalaron y apañaron a terroristas hasta colocarlos como funcionarios del gobierno, para vergüenza de los Argentinos honrados y patriotas; paguen algún día tanta mentira y destrución de las Instituciones fundacionales e idiosincracia cultural y religiosa de nuestra amada patria. Dios tenga en su Gloria Eterna a todos los que murieron defendiendo a la Patria y a la ciudadanía de las garras del terrorismo apatrida.
Fortinera