viernes, 11 de septiembre de 2009

CARTA

Estimados Camaradas de la Red Patriótica:

Excelente el artículo Gobierno- Oposición. Es cierto, los candidatos se han eclipsado.
Recordemos entonces que estas elecciones fueron ganadas con voto anti-kirchnerista, pero no creo que ningún elector tuviese en cuenta las propuestas de los candidatos.
Ser "anti" no garantiza ni la validez de las promesas de los candidatos ni, lo que es aún más grave, su posible eficacia a la hora de gobernar.
Es decir, los argentinos manifestaron su rechazo al gobierno nada más, pero nadie tiene ningún as en la manga.
Como siempre la política argentina se mueve por la improvisación y los estados de ánimo, aún hoy veo en los distintos foros, un creciente rechazo anti-kirchnerista de aquellos que piensan que la libertad puede gobernar por sí sola. Es verdad que este gobierno es absolutamente impopular pero sin una propuesta concreta, sin algo que sea afirmativo de nuestra vocación liberadora, pero también de nuestra responsabilidad en asuntos que conciernen a la economía del país, el punto más álgido a la hora de querer acceder a un sitio de poder, la volatilidad de opiniones de la oposición política no convencerá a nadie.
Hasta ahora no he visto nada de ello en ninguno de los candidatos.
Esto es decir, los candidatos no tienen una real vocación patriótica y los que votan creen que las elecciones son un Mundial de fútbol, gana Argentina o no.
Gobernantes y posibles gobernantes con narcisismo herido que necesitan los altos puestos del Gobierno para reparar el abismo nunca saciado de su complejo de inferioridad, y electores superfluos, ignorantes e irresponsables. Tal es el panorama.
Creo que la responsabilidad de nosotros, que somos patriotas, es averiguar haciendo una profunda introspección, la razón por la cuál no tenemos un líder. Esta ha sido mi preocupación durante estos últimos días. Ya que sería la única persona posible para generar una verdadera oposición. Tengo la esperanza que el destino nos proveerá de lo que necesitamos y de aquello que el país necesita ya que la masa se limita a dar manotazos en la oscuridad puesto que no conocen la real naturaleza de los problemas.
Creo que la Red Patriótica ha sido una excelente idea para tal finalidad, es decir, para darle una oportunidad al destino.
Cordiales saludos y sigo pensando.
Esto no se suspende ni los sábados ni los domingos ni por ninguna otra razón, después de todo este sistema de vida tiene muy poco para ofrecernos, salvo la posibilidad de combatir.Creo.


Monica Gonzebat

Santa Fe

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimada Mónica:

los nacionalistas no tenemos un líder sencillamente porque estamos esperando el "super-líder", el que nunca llegará: el perfecto, el hiper-archi ortodoxo, el que sienta cátedra, etc, etc, etc. Y la verdad es que este tipo de líder no lo tiene hoy por hoy ningún sector ideológico.
Aquellos que más se acercan a un posible liderazgo terminan por no aceptarlo, por humildad o por cualquier otra cuestión, pero lo cierto es que no lo aceptan.
Quizás debamos terminar de aceptar que no debemos esperar al líder. Que tenemos que hacer un especial esfuerzo en ser "organizacionistas", "congregacionistas", terminar con el tiro al blanco, con el individualismo, y hermanarnos en la lucha cotidiana. Algo así como una comunidad. Que los éxitos de uno sean los de todos los camaradas, y que los fracasos nos encuentren más fuertes que nunca.
No tenemos medios, eso está muy claro, pero en la unión está la posibilidad de salir del estancamiento. Tenemos el vicio de resaltar las diferencias: aquel es "gorila", este otro "populista", etc. Nada construiremos sin vocación de unión, sin bajar las barreras accidentales y de matiz que suelen ser levantadas como escollos insalvables.

Organización y lucha, unión y perseverancia

saludos

Hernán

mgoncebat dijo...

Hola Hernán: es verdad, he visto y participado de grupos nacionalistas y he visto que se fragmentan por cuestiones de semántica o de meras etimologías respecto de un análisis político, o por la interpretación de un acontecimiento internacional, que importa poco, puesto que nuestros problemas son concretos y próximos.
Es como si nos sorprendiera un bombardeo a punto de tomar el té y yo les dijera: "Muchachos tengan cuidado al depositar la tacita sobre el plato, porque es una porcelana de Limoges muy delicada que heredé de mi abuela" ¿A quién le importa la porcelana de Limoges si está a punto de ser volado con vivienda y todo???
Es decir los debates bizantinos mientras el país se hunde.
Así también he observado el infantilismo de pensar que alguien opinará exactamente como uno, algo que no puede suceder, gracias a que somos siempre distintos. Pero como acostumbro también a analizar en cierta forma el fondo último de las actitudes, creo que este tipo de conductas son evasivas de la responsabilidad y que son una especie de juego siempre renovado que tiene como finalidad no llegar nunca al poder.
Las trampas no están siempre fuera de nosotros. Hay que ser rigurosamente exhaustivos y sinceros, y creo que es más fácil ser sinceros con los otros que averiguar con entereza las propias motivaciones.
La humildad es importante para poder delimitar que podemos cada uno y ver de conciliar de acuerdo a las realidades individuales, para poder coordinar perfectamente
una organización que funcione.
Creo que Dios o el destino, nos otorga a cada uno una virtud, pero que se debe limitar al combate contra los enemigos y no contra nuestros compañeros. Ya que como ud dice el lider no está y tal vez no tenemos que esperar uno.
Pero ver las agupaciones de compañeros que se libanizan por motivos baladíes, siempre me preocupa.
La esperanza es el sentimiento más bello del corazón y se deteriora por las diferencias de vanas supremacías u obstinaciones sin sustancia. Pasa también en las relaciones interpersonales íntimas, Ud conocerá eso también supongo.
Y la esperanza sólo puede habitar en corazones que estén unidos y no solamente por tener ideas similares.
Es lo que me parece.
Un gusto Hernán y que tenga un hermoso día ya que está cerca la primavera.